Cuando la realidad supera la ficción

Muchos dicen que la realidad supera la ficción y eso es cierto en muchos casos. De hecho, creo que la realidad supera la ficción pues por mucho que uno crea que tal cosa puede ser posible, muchas veces no nos atrevemos a expresarlo porque nos preocupa la opinión de los demás.

En muchos casos es mejor hacerlo así, pues imagínate que vociferemos todos los pensamientos locos de nuestra  cabeza, probablemente muchos duden de nuestra habilidad y salud mental.

Lo cierto es que en la realidad, los personajes no sienten coacción ni pudor, nadie los está viendo y son capaces de cometer actos de los e muchas personas se pueden sorprender. De hecho algunas historias llegan a ser tan buenas que sirven como base para realizar luego películas que se tildan de muy realistas.

A veces, en estas mismas películas se omiten  los actos más increíbles, algunas veces son más crueles para que no hiera la susceptibilidad de las personas que la ven. Por ejemplo, a nivel de seguridad, los cerrajeros en eixample pueden contra muchas historias realmente fuertes de casos que le han tocado, que en ningún momento se asemeja en el cine.

El caso de los cerrajeros en les corts es curioso, pues aun y cuando el cine intenta recrear la realidad, siempre pinta el acto con un tono de falsedad muy evidente, lo hacen ver todo muy fácil, cuando la verdad es que resulta bastante difícil; yo me imagino que se debe a que la acción no es algo primordial para contar la historia.

Si, muchas veces en materia de seguridad, se supera a la ficción con creces, existen bandas organizadas que dan golpes importantes en casas y otros recintos y la policía, en muchos casos, no es capaz de atraer a quien lo hizo.

Eso me hace pensar que la realidad supera a la ficción porque la ficción siempre necesita, o parece necesitar, de un final feliz, es decir cada historia que se cuenta en el cine no puede terminar con los malos ganados, eso sería contraproducente.

En el cine es necesario darle esperanza a la gente  y es por eso que todo, absolutamente todo, llega a buenos términos, siempre se atrapa a los malos, siempre se detiene el fin del mundo, incluso el mal es derrotado en infinitas ocasiones en el cine.

Quizá es bueno que el cine no supere a la realidad y que en cambio nos dé un aire de esperanza, imagínate que no fuese así; muchos de nosotros no airamos a ver ninguna película porque será una copia fiel de nuestra realidad, una realidad que para muchos no tiene una solución evidente.

Supongo que se trata del carácter irreal que se le da …